Muchas gracias MRW por hacer añicos esta parte de mí

Si buscas en redes sociales el nombre de la primera empresa de mensajería que te venga a la mente, te darás cuenta al instante de lo complicado que es este mundillo: es por ejemplo muy común que el mensajero diga que el destinatario no estaba en casa en el momento de la entrega, pero este jure y perjure que no se ha movido de su domicilio. Y a veces lo contrario, que es mucho más complicado de solucionar: el mensajero ha entregado el paquete en un domicilio al destinatario, pero este asegura que no ha sido así.

Pero el caso que nos ocupa es más triste todavía: un internauta escogió MRW para hacer un envío muy preciado… y se la jugaron. Y dadas las circunstancias, no se lo tomó nada mal. Nos pasa a nosotros…

Juzgad vosotros mismos:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Comentarios