Muy duro: Juan Carlos, “resignado” y triste al conocer cómo pasará el resto de sus días

La pelea ante las cámaras entre la reina Letizia y la reina emérita Sofía por una foto con la princesa Leonor y la infanta Sofía, es sin duda el tema de los últimos meses en las redes sociales…

El episodio sucedió a la salida de la Misa de Pascua en Mallorca, y aunque no ha sido comentado de manera oficial por la Casa Real, ha generado todo tipo de teorías en las redes.

La culpa de que se viralizaran las imágenes inicialmente la tuvo un vídeo que corrió como la pólvora en Twitter, y que demostraría que a Letizia no le hace mucha gracia que sus hijas pasen el tiempo con Sofía. En las imágenes se podía ver con claridad cómo la reina emérita quiso hacerse unas fotos con las niñas… pero en un momento dado la reina se puso en medio, de una manera bastante malrollera, impidiendo que se tomara la instantánea.

El propio Felipe acudió para ver a qué está ocurriendo, y se quedó con cara de circunstancias, mientras que Juan Carlos simplemente miró la escena desde la lejanía.

Las imágenes fueron tomadas en Mallorca, durante las vacaciones de Semana Santa. Un periodo en el que, visto lo visto, no pudieron mejorar la relación con su abuela, que continúa igual de rota que siempre.

Pero no es el único drama por el que está pasando, en particular el rey emérito Juan Carlos I: los años no perdonan, y superar la octava década ha supuesto un auténtico quebradero de cabeza para el monarca. que se está resintiendo de los problemas de cadera y rodilla que le han acompañado durante los últimos años.

De hecho, según fuentes cercanas a la Casa Real parece que el emérito se habría “resignado” a aparecer públicamente en silla de ruedas. El hecho es que su situación complica que pueda sostenerse por su propio pie.

La información la ha ofrecido la periodista Pilar Eyre, muy cercana a fuentes de la Zarzuela, explicando que Juan Carlos “tiene la cadera destrozada por un accidente de esquí, la nefasta operación de hace años y la artrosis”.

Recordó que esta enfermedad es “mal de familia”, y que le deja “prácticamente inmovilizado y con grandes dolores”. Por ello, y aunque “ha luchado como un jabato, rehabilitándose sobre una camilla”, el rey “se ha resignado y ha decidido hacer obras en su lado de la Zarzuela”.

Por lo visto, la Familia Real adaptará el palacio “a la silla” para facilitar el día a día del emérito, que deberá acostumbrarse a utilizar el aparato para trasladarse.

En el recuerdo de su entorno está el MimiMóvil, el cariñoso apodo que le ponían a la silla de ruedas en la que trasladaban a su abuela, María de las Mercedes. Dieciocho años después de fallecer, Juan Carlos lamenta tener que pasar sus últimos años como lo hizo ella.

“Ya se ve como su madre”, detalló Pilar Eyre, recordando que “pasó sus últimos años dependiendo de los demás y sin levantarse del MimiMóvil”. De hecho, Juan Carlos apareció en múltiples ocasiones ayudando a su madre con la silla de ruedas con motor.

Como recordaréis, el 7 de abril Juan Carlos pasó nuevamente por quirófano para cambiarse una prótesis colocada en su rodilla derecha. Un mes y medio después, el monarca reapareció en un acto público en silla de ruedas, creando alarmas por su condición.

Comentarios