Nació sin sus patas delanteras y el veterinario quiso sacrificarlo. Su dueño se negó y así es cómo está ahora

El pequeño Nubby nació sin sus patas delanteras, y aunque su madre no lo rechazó, no pudo mantener el ritmo de sus hermanos y le fue muy difícil aprender a amamantar. Era evidente que el cachorro no llegaría demasiado lejos y el veterinario les aconsejó la inyección…

Lou Robinson

Pero ese no eran el plan de Lou Robinson y su marido Mark, ellos quisieron intentarlo, por lo que ambos se turnaban para alimentarlo con un biberón durante el día. Nubby comía y comía y no paraba de crecer.

Lou Robinson

Lou Robinson

Días después de intensivo cuidado, el cachorro abrió sus pequeños ojos e incluso lanzó algunos débiles ladridos y desde ese momento, se les hizo imposible seguir alimentándolo, pues no parecía sentir hambre e incluso le salían algunas burbujas de leche por la nariz.

Lou Robinson

Lou Robinson

Rápidamente lo llevaron al veterinario para que lo examinaran y el pequeño fue diagnosticado con una anormalidad esofágica, que hacía que mantuviera “atrapada” la leche.

Para recuperarse momentáneamente, los especialistas la alimentaron por vía venosa y recuperó la energía

Lou Robinson

Ahora Nubby ya está más grande y su madre humana, que es fundadora de un grupo de rescate en Texas llamado Warriors Educate About Rescue, espera poder educar a la comunidad sobre cómo cuidar a los animales, y en especial, enseñarle a los niños que ser diferente no es nada malo.

Comentarios