¿Os acordáis de Ania Iglesias de ‘Gran Hermano’? Pues sus seguidores están muy preocupados por su salud al publicarse esta foto suya

Quien los iba a decir que aquella primera edición de Gran Hermano sería el origen de todo. Pero el éxito fue inmediato: audiencias exageradas, Mercedes Milá hablando de “experimento sociológico” y un grupo de jóvenes que nos tuvieron pegados a la pequeña pantalla durante tres meses.

Ismael Beiro, Jorge Berrocal —alias “quién me pone la pierna encima”— y su polémico romance con María José Galera, o Ania Iglesias, fueron algunos de los primeros participantes en entrar a la famosa casa, que en su primera edición se vendía como “la vida en directo”.

En aquel lejano año 2000 la telerrealidad era todavía tan ingenua, que Vanessa Pascual se convirtió en la mala de su edición por soltar aquel inocente “jódete … e Israel y Silvia pusieron la tensión sexual en un programa que todavía estaba lejos de su primer edredoning.

Una de las concursantes más queridas de aquel Gran Hermano, especialmente por su entrañable relación con Iñigo, fue Ania. Al salir de la casa participó junto a sus compañeros en la película El gran marciano, y retomó su carrera como modelo gracias a muchas ofertas en televisión y en pasarelas.

También la llamaron para hacer teatro, donde interpretó a Ofelia en el Teatro Bellas Artes de Madrid.

En verano de 2013 es invitada durante una semana al reality show Campamento de verano, y ha sido invitada a los platós de ¡Qué tiempo tan feliz! o el Sálvame diario. Desde entonces, es colaboradora habitual de Radio televisión Castilla y León, con programas como Somos Así, En Casa de Cristina, La Tarde con Cristina y Vamos a Ver.

Ahora, ha vuelto a la actualidad por culpa de una fotografía que ha publicado; tras salir del programa, confesó sin tapujos que sufrió trastornos alimenticios importantes y que los había superado gracias a su fuerza de voluntad y a la ayuda de los médicos.

Por eso, a muchos seguidores les ha preocupado verla ahora con esta apariencia:

Visto el revuelo creado en las redes, Ania ha explicado lo siguiente:

“Hace años sufrí mucho con la comida, pero hoy está arreglado gracias a la sanidad de este país que me ayudó a salir de ese pozo. Los trastornos de la alimentación son algo más que un capricho de unas tías vacías que quieren estar delgadas, vamos a ver si empezamos a informarnos bien que hay estudios muy interesantes sobre una enfermedad, que padece mucha más gente de la que podemos imaginar, a mi no me ofende personalmente pues fue una experiencia muy dura pero que me llevó a ser mejor versión de mi, pero hay mucha gente estancada y por respeto a ellos deberíamos cuidar el lenguaje. Dejadme en paz después de compartir esta fotografía.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Comentarios