¿Os acordáis de Chechu, el adorable niño de ‘Médico de familia’? Pues ha reaparecido en este programa… para ser sido criticado por ‘Soy Una Pringada’

¿Quién no se acuerda de Médico de Familia? A mediados de aquella década de los noventa conocíamos a los Martín, una familia madrileña que nos robaba el corazón, y que batía todos los récords de audiencia conocidos hasta la fecha en la televisión de nuestro país.

m-familia-700x400_0

Médico de Familia fue un producto creado y protagonizado por el mismísimo Emilio Aragón, que en la serie interpretaba al doctor Nacho Martín, y que nos descubrió a muchos actores, entre los que muchos recordaréis a Aaron Guerrero en su papel de Chechu, el hijo mediano del doctor Martín que siempre estaba metido en jaleos con su abuelo, el señor Manolo.

Llevábamos algún tiempo sin saber nada sobre Guerrero, pero acudió recientemente a Non Stop People, programa de Movistar+ que dedicaba un especial a las series más míticas de la década de los 90 y, por supuesto, no podía faltar entre ellas Médico de Familia. El joven aprovechó para hablar sobre su relación actual con sus compañeros en la serie de Telecinco, y de su paso por otras producciones como Ana y los Siete.

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-16-05-02

También desveló a qué se dedica en la actualidad, alejado de los focos: el inolvidable Chechu ha abierto un restaurante en Madrid llamado La Malaje, no sabemos —ojalá— si en recuerdo de la entrañable “chacha” andaluza de Médico de Familia, la Juani.

Ahora, el actor ha reaparecido en la segunda entrega de Snacks de la tele, donde ha sido “víctima” de los repasos de la inimitable Soy Una Pringada; la youtuber se cachondeó sobre lo vieja que se ve la serie —”¿es esto Seinfeld?“— y describió el papel de Aarón Guerrero como el clásico niño al que “le gusta tocar los cojones.

Además, Soy Una Pringada recibió al actor de Médico de Familia con su irreverente sentido del humor:

“¿Vienes de grabar Callejeros?”

Posteriormente, mientras Maite y María Rosa se querían comer a besos al actor, y alguna que otra broma sobre lo bien que les vendría un jovencito de 30 años, Soy Una Pringada abandonó el sofá diciendo “me voy de Hable con ellas.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Comentarios