¿Os acordáis de Marlene Mourreau? Pues ha subido esta foto a instagram y sus seguidores han perdido la cabeza…

Hubo una época en la que Marlene Mourreau se convirtió en el sueño indiscreto y preferido de los españoles. Llevó la francesa sus curvas de modelo profesional a los platós españoles de la mano de José Luis Moreno, que es quien la fichó para trabajar en la televisión española.

A Marlene, que era actriz, modelo, vedette, bailarina, presentadora y cantante, le faltó la carrera de Biología para despuntar como una nuevaAna Obregón. Su camino, en cambio, fue algo distinto. Su labor frente a las cámaras de televisión se alternó con la realizada frente a las cámaras de la prensa rosa.

Marlene-Mourreau-01

Concluida la década de los 90, Mourreau comenzó a buscarse la vida en nuevos formatos que la siguieran manteniendo en el candelero mediático. Así, en 2004 entró en Gran Hermano VIP, reality del que salió ganadora con una abismal mayoría de votos de los espectadores. Un año después optó por volver a meterse en un reality del que salió voluntariamente.

Recuperada de tan traumática experiencia, en 2006 optó por volver a otro reality. En esta ocasión se enroló en Supervivientes, donde su periplo no fue demasiado extenso, aunque tuvo tiempo para lucir bañador y encantos en la isla.

En 2012, seis años después de su última incursión televisiva verdaderamente mediática (pues ha participado en programas del corazón pero para airear sus asuntos íntimos), logró uno de los trabajos más curiosos y desconocidos que se recuerdas. La vedette tomó el cargo dedirectora para Europa de la web cougarlife.com. Se trata de un portal que favorece las sinergias entre mujeres que han pasado la treintena y hombres jóvenes.

Ese mismo año tuvo la fortuna de poder recuperar la custodia de su hijo, fruto de la relación que mantuvo con el cubano Michel Guevara. Todo comenzó cuando Marlene tuvo que abandonar España rumbo a París por la falta de trabajo, comprometiéndose a que mandaría una generosa cantidad de dinero a su hijo todos los meses. Pero cuando las cosas le fueron mejor quiso recuperarlo y tras tres años de lucha, lo consiguió.

Ahora crea sus propios espectáculos, que han encontrado en localizaciones como Benidorm (Alicante) el caldo de cultivo perfecto para fidelizar clientes. Además, su Twitter es un clamor de sensualidad premeditada a la orilla del Mediterráneo y es que se nota que Mourreau tiene hambre de que su teléfono suene y sea alguien que la llama para hacer televisión.

Fuente

Comentarios