Parecía la pareja perfecta hasta que le hizo el mayor feo de la historia de First Dates

En toda cita siempre existe un momento –no sabemos si por culpa de los nervios o por lo que sea– que, después de una buena metida de pata hasta la cintura, queremos cerrar los ojos y aparecer en nuestra casa, con la bata puesta y comiendo pizza. El típico momento “tierra trágame” que se multiplica por 1.000 cuando sucede en el plató-restaurante de First Dates, con millones de ojos analizando cada detalle de lo que hacemos o decimos.

Ah, qué difíciles son las primeras citas televisadas, y si no que se lo pregunten a Alba, que después de conocer a Danny y de que todo fuera como la seda entre ambos durante la cena, a la hora de los postres le pidió que le recordase su nombre: “Si te digo que no me acuerdo cómo te llamas…”. Efectivamente, es un tierra trágame total.

Pero que no cunda el pánico. Danny se tomó el “olvido” de Alba con humor, y minutos después se estaban besando apasionadamente y dándose el “sí, quiero” a una segunda cita. ¿Quién no se ha confundido alguna vez y ha llamado a su pareja con el nombre de un ex o cosas peores? Pues eso, que el que tiene boca se equivoca.

 

 

Comentarios