“¡Qué gili****as!”, el pique de Mario Casas y Pablo Motos en ‘El Hormiguero’

El presentador se pasó de confianza, y el actor protagonizó una entrevista cargada de hachazos.

Mario Casas acudió el pasado lunes 22 de octubre a El Hormiguero para promocionar su última película, El fotógrafo de Mauthausen. El actor ha pasado en muchas ocasiones anteriores por el programa de Antena 3, pudiéndosele considerar un clásico del formato. Pero en esta ocasión, no sabemos si precisamente por un exceso de confianza, ha protagonizado una entrevista bastante intensa con Pablo Motos.

Antena3

El pique ha comenzado prácticamente nada más sentarse en la silla del programa. Cuando Motos le preguntó a Casas por el argumento de la película, sucedió el primer roce entre los dos: el actor se negó a contarlo, y animó al presentador a poner el tráiler.

“¿Para qué lo voy a contar dos veces? Pon el tráiler, que es lo que le importa a la gente”, le espetó Casas a un confundido Motos, que intentó poner algo de humor a una situación inédita.

“No he visto a nadie tan vago en mi vida”, contestó Motos al ver la respuesta del invitado. A partir de hay, se sucedieron desencuentros de este tipo en una entrevista bastante errática, en la que han abundado los palos de uno a otro durante todo el rato.

Por ejemplo, cuando Casas habló del aspecto de su protagonista, reveló que solicitó al equipo de maquillaje y figuración que le hiciesen una modificación en las orejas “para tenerlas de soplillo”. “¡Qué gilipollas sois los guapos!”, fue el sorprendente comentario de Motos ante esa revelación.

Antena3

Pero el pique llegó a su clímax cuando el presentador empezó a explicar las virtudes de la piña como alimento: Casas no le prestó ninguna atención, y de hecho le hizo ver que no le importaba nada la explicación. En ese momento, Motos replicó con dureza: “Si a ti no te interesa lo que cuente yo, a mí tampoco me interesa lo que cuentes tú”,

Lo más extraño ocurrió al final del programa.

Después del fragmento dedicado a la ciencia, presentado por Marron —y que salió del todo bien—, Pablo Motos despidió el programa con su amabilidad habitual hacia el invitado: “Muchas gracias, Mario Casas, me he divertido muchísimo contigo aquí…”, le dijo.

Aunque lo habitual es que el invitado responda con la misma amabilidad, Casas sorprendió con un lacónico “pues muy bien” que dejó a Motos un tanto descolocado.

Lo cierto es que la actitud del actor durante todo el programa había llamado la atención de muchos en redes sociales. ¿Sosería? ¿Falta de ganas? Había propuestas para todos los gustos:

Si no recuerdo mal Blanca Suárez fue a El Hormiguero para promocionar Las chicas del cable y Pablo Motos fue, por decirlo elegantemente, un poquito machista. Quizá el sin sentido y la tensión de la que habla la gente va por ahí.

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios