Rosa López —’Operación Triunfo’— denuncia la negligencia médica que casi arruina su carrera musical, y que hasta ahora no se había atrevido a hacer pública

De igual que pensemos que ya lo sabemos todo sobre Rosa López: a pesar de su sobrexposición mediática desde hace 15 años, siempre hay algo nuevo que contar sobre ella. Por ejemplo, recordamos cómo confesó recientemente en El Hormiguero que su primer beso fue con este “triunfito“…

Pero el equipo de Mi casa es la tuya se las ha arreglado para sacarle una nueva confesión que nos ha dejado a todos boquiabiertos. Y es que Rosa se ha abierto en canal en el espacio presentado por Bertín Osborne, contando experiencias que jamás se había atrevido a narrar en televisión, en este caso apoyada por su madre Paca.

Rosa ha revelado uno de los momentos más sensibles y tristes de su trayectoria, y que hasta ahora no había hecho público públicamente: una negligencia médica que casi arruina su carrera musical mientras se encontraba en plena gira de conciertos.

“Yo estaba en una gira impresionante y lo que realmente pasó, lo que detonó esto, es que todo el mundo afirmaba que me quedé sin voz.”

Según ella, todo su equipo se volcó con ella para que no perdiera su instrumento vocal, y no acabar en el paro.

“Tenía una gira tremenda y mi voz estaba preparada, pero hubo un día que, yo no sé por qué, una chavala no paraba de preguntarme si estaba bien. Ella tenía miedo a que fallara y se empeñó que estaba mal y que, por cojones, quería traer a un médico.”

Por lo visto, una de las personas de su equipo, cuyo nombre no ha sido revelado, se empeñó en que la granadina tenía que ver a un médico. Confiando en el criterio de su compañera, la cantante fue explorada y recibió un pinchazo con una jeringuilla en una nalga… de un bote que contenía un líquido del que desconoce su procedencia.

La ganadora de Operación Triunfo ha afirmado que tiene la sospecha de que esa persona que se presentó ante ella “no era ni médico“.

“Este médico me trajo al camerino y me dijo que solo me iba a ver. Yo me acojoné cuando el tío abre el maletín y me doy cuenta que rueda un bote colorcillo azul y blanco. No sé qué coño era eso. No sé qué me pincharon en el culo, pero desde ese día…

En el primer concierto me fue bien, el siguiente también, pero en el tercero durante la sexta canción no es que no pudiera cantar, es que me asfixiaba.”

Ella afirma que esta irregularidad ha marcado su trayectoria profesional, y que la sometió a más de 8 meses de aislamiento en casa sin hablar y comunicándose a través de una pizarra.

Finalmente fue operada por una de sus exparejas, laringólogo de profesión, ya que nadie quiso cargar con la responsabilidad de dejar sin voz a la que, por entonces, era la artista más famosa de nuestro país.

Rosa venía de muchos médicos. Uno incluso le recetaba pastillas contra la depresión. Yo sabía que la situación iba a acabar en cirugía“, ha confesado su hermano.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Comentarios