Sale a la luz el drama de Saúl Craviotto después de participar en ‘MasterCherf Celebrity’

Como recordaréis, la segunda edición de MasterChef Celebrity terminó imbatible su aventura en el prime time de los martes. Y es que el talent culinario batió récords en parte por un elenco de concursantes que ha hecho las delicias de los seguidores del formato.

Uno de ellos, además, levantó pasiones: se trató del piragüista y policía nacional Saúl Craviotto, que desde el primer momento de su aventura en los fogones del programa se perfiló uno de los favoritos… también entre sus compañeras de plató.

Craviotto fue protagonista de alguno de los momentos más comentados de esta edición del concurso, por ejemplo al darse un beso de película con Eva González que no dejó indiferente a nadie.

Como tampoco pasaron desapercibidas unas incendiarias declaraciones en Twitter en las que el nacido en Lleida rompió su silencio acerca de la declaración de independencia de Cataluña.

Al final, Saúl Craviotto se ha proclamó vencedor en una final que estuvo plagada de nervios, sorpresas y reencuentros… Durante el duelo final contra Silvia Abril todo pareció sonreír al deportista que, desde el primer momento, estuvo acertado tanto en el cocinado como en el menú.

Un hecho que se reflejó en las valoraciones del jurado allí presente, con Martín Berasategui y Quique Dacosta como invitados, que no encontraron casi fallos.

La alegría se demostró rápidamente en su rostro al recibir el título, y se reforzó además con sus palabras de agradecimiento: “si tengo que definir esto es felicidad. Quería dar las gracias porque va a ser lo más bonito que voy a hacer en toda mi vida”.

Los 75.000 euros que el programa ofrecía como premio fueron a parar a la Fundación Aladina. Además, no quiso marcharse sin dejar de animar a todas las celebrities del panorama a que se apunten a la experiencia: “se lo recomiendo a todo el mundo”.

Pero uno de los detalles más comentados después de su paso por el programa fue la entrevista que Craviotto concedió al portal Ecoteuve, en la que, antes de hacerse pública su victoria, habló sobre cómo le había cambiado la vida su paso por el talent culinario.

Y con cierta tristeza, destacó que el programa le haya proporcionado en unos meses más fama que su extensa trayectoria deportiva.

“Ahora veo que la gente se gira más cuando me ven por la calle… Me hace gracia. Llevo 17 años remando, 4 medallas olímpicas y ahora solo me reconocen por Masterchef. Pero muy bien, me siento muy orgulloso porque ha sido una gran experiencia.”

En una reciente entrevista a Jaleos ha vuelto a hacerse eso de este sentimiento: a pesar de su esfuerzo de los últimos años por convertirse en el gran deportista, “llevo 17 años entrenando y ahora me conocen como el de MasterChef”.

Sin embargo, afirma que ponerse delante de una cámara también le ha valido como enseñanza:

“No es mi mundo. Está claro que estoy fuera de lugar. Ha sido un curso avanzado porque soy un chaval tímido. Una experiencia muy bonita, un mundo distinto.”

Afortunadamente, Craviotto está feliz: en lo profesional las cosas le van bien, y ya tiene la vista puesta en los próximos Juegos Olímpicos. “A ver si veis y apoyáis el piragüismo y yo consigo ganar la quinta medalla”, dice.

Pero en lo personal le van todavía mejor: hace apenas unos cinco meses nació su segunda hija, Alejandra, y tanto él como su mujer y su otra hija están encantados.

Una publicación compartida de Saul Craviotto (@saul_craviotto) el

“Alejandra ya tiene 4 meses y medio. Su hermana mayor está enamorada de su hermanita y todos felices. Y mi mujer feliz. Estamos viviendo una etapa muy bonita en casa”, dijo.

Comentarios