Sale a la luz el pasado criminal de Pablo Motos

Todos tenemos un pasado, y un pesado en nuestras vidas, y ni los famosos se libran de ello. El último que hemos conocido, gracias a un reportaje de El Español, tiene como protagonista a Pablo Motos, que en los últimos tiempos ha sido acusado sin descanso por las redes sociales de mostrar actitudes machistas en sus entrevistas a cantantes o actrices. El presentador volvía a ser noticia esta semana por su gran patrimonio, un aspecto que ha pasado desapercibido a lo largo de su trayectoria profesional. Con sus 28 millones de euros de facturación en el último ejercicio a través de una de sus compañías, 7 y acción S.L., Motos se posiciona así como el presentador más rico de los medios de comunicación nacionales, por encima de rostros tan habituales como Ana Rosa Quintana o Susanna Griso. Casi nada.

 

Pero antes de ser rico y famoso, Pablo tuvo una adolescencia bastante agitada. El presentador era el hijo ‘gamberro’ por excelencia, con hazañas como incendiar su casa familiar dos veces o tirar al suelo el televisor para que compraran un nuevo aparto en color, porque a fin de cuentas “cuál sería el castigo… ¿Cuarenta segundos de azotes?”, reveló el presentador en la entrevista en el programa de Bertín Osborne.

Pero Pablo crecía, y también lo hacían sus gamberradas. Con la llegada de la adolescencia el valenciano se adentró en un mundo más complicado donde llevó a cabo algunos gamberradas. Concretamente, sus amigos y él se dedicaban a entrar en varias casas y robar algunos objetos que luego revendían.  Hasta que un día, todo cambió de repente cuando, tras una persecución policial, uno de sus amigos llamado Tani perdió la vida. Fue en ese momento cuando Pablo se dio cuenta que no quería que su futuro fuera ese y cambió su vida para siempre.

Comentarios