Se convierte en la peor pesadilla de Zara, tras encontrar esta repugnante sorpresa en uno de sus vestidos

Zara es una de las empresas más grandes del mundo, y es lógico pensar que hay mucha gente pendiente de todo lo que hace muchos secretos. Y no hace falta ser Jordi Évole —o Anna Riera, la adolescente que se convirtió en un dolor de cabeza para Zara— para poder difundir algunas de sus meteduras de pata…

edificio-inditex2-550x364

Y es que no debe ser fácil mantener un imperio como el que ha creado Amancio Ortega, el hombre más rico del mundo —desbancó hace unos días al mismísimo fundador de Microsoft, Bill Gates. El multimillonario tiene en su propio país tantos seguidores como furibundos detractores.

Hace poco os contábamos la penúltima polémica con la empresa ha surgido en las redes sociales: la escritora Eva Quevedo, autora de Blog de Madre, denunciaba en su cuenta de Twitter que Zara estaba vendiendo por 40 euros unas camisas idénticas a otras que cualquiera con hijos en edad escolar se habrá hartado de tirar a la basura.

Pero el nuevo escándalo de la multinacional es mucho más desagradable. Aunque a nadie le sorprende encontrar de vez en cuando un desperfecto en una prenda recién comprada, el caso de Cailey Fiesel, de 24 años, os dejará con el culo torcido.

plaintiff_638

La joven había dos vestidos en una tienda Zara en Greenwich, Connecticut, el pasado mes de julio. La sorpresa llegó cuando decidió estrenar uno de ellos dos semanas después: al montarse en su coche un olor nauseabundo impregnó todo el vehículo, primer presagio del descubrimiento que haría cuando minutos más tarde empezó a notar que algo extraño le rozaba la pierna.

Fiesel pasó la mano por el dobladillo del vestido y notó una pequeña protuberancia que salía de él: al comprobarlo, resultó que lo que le estaba rozando la pierna era nada más y nada menos que la pata de un ratón muerto.

screen-shot-2016-11-14-at-5-25-56-pm-1479162421 screen-shot-2016-11-14-at-5-26-06-pm-1479162468

La joven no ha tardado en demandar a la empresa española por el inesperado “regalo.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Comentarios