Se encontró en la calle a un amigo de la infancia convertido en drogadicto y lo ha transformado tanto que parece otra pesona

Todos tenemos un amigo, conocido o familiar que, por desgracia, ha caído en el maldito mundo de la droga, destrozando su vida y la de los que le rodean. Historias tristes donde ese compañero de pupitre moría en un portal con poco más de 25 años, y otras de superación donde, después de luchar con uñas y dientes y pasar por más de 15 centros de desintoxicación, salía del pozo más oscuro y tenebroso en el que un ser humano puede caer.

La web BoredPanda ha recogido una de las segundas, de las que terminan bien, y que está protagonizada por Patrick Hinga, un hombre que cayó en la heroína, y que por casualidad se encontró con una antigua compañera de clase, Wanja Mwaura, que transformó su vida por completo.

Patrick comenzó sus problemas con las drogas desde muy joven, y en el colegio fue expulsado por fumar marihuana. Su madre, Nancy,  explica que “Se quejaba y decía que no era un enfermo mental y por eso huía, pero luego iba desnudo por el vecindario o escarbaba en la basura. Éramos un espectáculo, la gente se nos quedaba mirando, se reían y nos señalaban mientras comíamos. Me llamaban Mama wa wazimu, la madre del loco”. 

Pero hasta en los peores casos la vida te puede dar una segunda oportunidad. Una tarde, en una esquina en la que medio vivía Patrick, se encontró con una antigua compañera de escuela, Wanja, y se pusieron a hablar. Él le dijo que le gustaría porder salir de la calle y comenzar una nueva vida. Así que Wanja, después de mover cielo y tierra en las redes sociales, consiguió suficiente dinero como para pagar la rehabilitación de su amigo.

Tras desintoxicarse, la transformación de Patrick ha sido increíble.

Fuente: BoredPanda 

Aquí puedes ver el antes de Patrick.

Y aquí el después de rehabilitarse. Un ejemplo enorme de superación que nos enseña a que si quieres, y alguien te tiende una mano, puedes.

 

 

Comentarios