Se hizo actor en ‘La que se avecina’ tras ganar la lotería, y fliparéis con quién es

Una semana más, la noche del lunes ha estado protagonizada por el duelo de audiencias entre La que se avecina y Operación Triunfo; en esta ocasión, el talent show musical ha vuelto a subir, quedándose en un estupendo 18,8% frente a la todopoderosa ficción de Telecinco que anota un 18,5%. No obstante, la serie gana en espectadores a Operación Triunfo.

Telecinco ha anunciado por sorpresa que dejará de emitir la décima temporada de La que se avecina antes de llegar a 2018, contradiciendo lo que había dicho durante la promoción del episodio 12, “Un chochete pasajero, una lesbiana con mochila y el padre Piruelas“, que se anunció como “el último capítulo del año.

Durante la propia noche del 18 de diciembre, la cadena principal de Mediaset anunció durante la emisión de la serie de los hermanos Caballero que el episodio 13 se emitirá el próximo jueves 21 de diciembre, terminando así con la temporada, sustituyendo a la decimoctava edición de Gran Hermano.

De esta manera, el último episodio de la temporada de La que se avecina pasará de enfrentarse a Operación Triunfo… a hacerlo con los diversos especiales que emitirán las cadenas con motivo de las elecciones catalanas.

Pero no es la única noticia relacionada con la serie que ha llamado la atención de los numerosos seguidores de la serie. Una entrevista con Nacho Guerreros, el actor que da vida al siempre divertido Coque, ha destapado un curioso secreto sobre el pasado de este artista.

Guerreros, originario de Calahorra, La Rioja, reveló a El País la casualidad que le llevó al estrellato de la pequeña pantalla español. Hace quince años, el 22 de diciembre de 2002, el entonces camarero de un bar de copas de Madrid se levantó con una noticia increíble: a su familia le había tocado el Gordo de Navidad.

Por lo visto, en una época en la que los teléfonos móviles no eran todavía tan populares como ahora, no pudo hablar con ellos rápidamente. Tampoco ayudó la gran fiesta que se celebró en la localidad de poco más de 20.000 habitantes, donde aproximadamente 4.000 personas resultaran premiadas y realizaron una celebración popular que todavía se recuerda hoy en día.

Guerreros no desaprovechó la oportunidad: tras pedirle un préstamo a su padre, montó una tienda de diseño y decoración en Madrid que dirigió durante cinco años. Pero su objetivo siempre había sido el mundo del teatro, así que compró los derechos de reproducción de Bent, una obra de  teatro de 1979 escrita por Martin Sherman.

A raíz del éxito de su interpretación en la obra, realizó una prueba en Aquí no hay quien viva, y, como suele decirse, el resto es historia. De ahí pasaría a La que se avecina, donde el actor logró su primer gran papel.

“Si mi padre no me hubiera prestado el dinero, yo no habría podido hacer la función. Para mí, fue fundamental esa lotería.”

El actor afirmó que aún no ha olvidado ese día:

“La resaca duró toda la Navidad. Yo creo que todavía, después de 15 años, eso está allí. Cada 22 de diciembre se recuerda.”

Guerreros relata que muchos de los premiados invirtieron los beneficios en pagar deudas pendientes y permitirse algunos caprichos. “Algunos se compraron una casa, otros un coche nuevo. Los sectores del automóvil, viviendas y viajes fueron los más beneficiados por los premios“, concluye el actor.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Comentarios