Se ven obligados a dormir en el frío durante años, y rompen a llorar cuando unos niños les construyen una casa

La casa rodante de Eddie y Cindy Browning se incendió, quedando con daños irreparables.

Eddie Browning, un veterano de la Marina de 61 años, pasó hace años por un difícil y estresante momento junto a su esposa Cindy. La casa rodante en la que vivían quedó completamente destrozada después de un incendio. Aunque necesitaba reparaciones urgentes, la pareja no podía permitírselos.

El remolque había estado en mal estado durante años, y las llamas solo empeoraron el panorama. El daño era muy severo, y dado que no tenían manera de calentarse, durante los últimos años se vieron obligados a pasar la noche durmiendo bajo el frío glacial del invierno. Durante todo este tiempo no han tenido el suficiente dinero para costear el arreglo, ni para cambiar su situación.

Lo que Eddie y Cindy no sabían era que un grupo de estudiantes de primaria estaba trabajando para cambiar sus vidas para siempre. Recientemente, estudiantes de la Primaria Elm Street de Roman, en Georgia, empezaron a planear un proyecto en el que se contemplaba construir una pequeña casa para un veterano sin hogar.

Cuando quisieron ponerse manos a la obra, se encontraron con que no pudieron encontrar un lugar para construir la casa legalmente. Pero entonces los organizadores del Georgia Tiny House Festival en Ooh La Lavender Farms dieron permiso a los niños para hacer la casa en su granja.

Aunque en un principio los estudiantes planeaban construir un hogar pequeño, y llenarlo con un saco de dormir, suministros y un calentador de propano —no tendría plomería ni electricidad—, gracias a diversos donantes y patrocinadores pudieron agregar otra extensión a la casa e instalar electricidad y fontanería.

¡Lograron completar su proyecto mejor de lo que habían imaginado en un principio!

Los Browning asistieron al festival en cuestión, y fueron llevados a un área en el que se exhibían casas pequeñas, pensando que solo iban a mirarlas… Cuando les dijeron que una de las casas era suya, se sintieron abrumados por la emoción y rompieron a llorar.

“No tengo palabras para decirte lo que sentimos”, dijo Eddie en un momento capturado por las cámaras . “Es como un sueño”, agregó Cindy.

¡Al fin podrán escapar del frío! Este es el vídeo con el momento exacto en el que descubren su nuevo hogar:

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros?

Fuente

Comentarios