Sigue la guerra entre Risto y Buenafuente, la cosa cada vez se pone más tensa…

La guerra entre Evaristo Mejide y Andreu Buenafuente continúa. El presentador de ‘All you need is love… O no’ cargaba duramente contra el catalán en su columna semanal del pasado domingo por sus repetidas bromas sobre la diferencia de edad entre él y su pareja, Laura Escanes.

Las pullas más crueles han tenido lugar en Hommo Zaping, donde Silvia Abril, esposa de Buenafuente, le ha dado muy fuerte a Evaristo con frases como : “La historia de un hombre y una mujer que puede ser su hija”, “mi novia es muy madura para su edad”, “las películas preferidas de tu mujer son Trolls y Buscando a Nemo” o “seguro que se ha ido a cambiar los pañales a su novia”. 

El artículo, que el presentador publicaba en El_Periodico como respuesta a estas “bromitas” tampoco se quedaba atrás.

“Sin embargo, ya que veo que te hace gracia mi caso, ahí van otros casos tan reales como el mío con los que imagino que te vas a desternillar. Negaré que lo he escrito, pero llegan a mi ‘mail’ todas las semanas, no te preocupes y dile a tus guionistas que cada siete días tengo más.”

“Insisto en que todos son tan reales que hasta duele leerlos, cuando quieras te paso sus ‘mails’ para que puedas reírte de todos ellos en su cara. Y entonces, si puedes, les explicas el daño al que estás contribuyendo tú y la gente como tú haciendo mofa de una pareja por su diferencia de edad en los medios de comunicación. Mucho ha tenido que pasar para que en este país no esté bien visto criticar públicamente a parejas del mismo sexo, o de distinto color de piel. Enseguida son tachados de homófobos o de racistas. A que sí. Sin embargo, parece que todavía quedan ‘edadistas’ que no entienden que el mismo derecho a vivir su amor como les dé la gana lo tienen las parejas de distinta edad.

Vamos, Buenafuente, ríete. Que a mí no me vas a hacer daño. No a mí.”

Después le tocaba el turno a Buenafuente, que como un bombero que aparece con la manguera ha querido quitarle hierro al asunto en lugar de echar más leña al fuego. El presentador le pedía disculpas a Risto en su blog:

“Los chistes están en la calle, los bares, las oficinas y los chats se hace mucha broma con tu boda y vuestra diferencia de edad. Y conmigo también. De mis idas y venidas o de lo que sea. De eso no se salva ni Dios. Te invito a que revises tus niveles de autoparodia. Siempre son bajos, al menos los míos. Si me llegara, me pegaría una patada en mis propios huevos para activarme. 

Veo que has enfocado tus quejas hacia lo emocional y personal, hacia el triunfo del amor y nuestros prejuicios. Incluso añades unas cuantas citas de personas en tu misma o parecida situación. No puedo estar de acuerdo, porque yo no hacía bromas sobre ellas, no las conozco. Hacía broma con lo tuyo. 

Si en algún momento te has sentido mal, te pido disculpas pero no puedo parar. No sabría como hacerlo, dejaría de ser yo, de ser nosotros. Después de casi treinta años en esto, sé que el humor es como el respirar, la única salida”. 

Pero no, aquí no acaba la cosa. El tercer capítulo de este culebrón lo ha escrito Evaristo Mejide este martes en su blog. Esta sería la respuesta a la respuesta de Buenafuente al artículo –o pataleta– del presentador de “All you need is love… O no”. Menudo jaleo.

“Ni tú eres un titiritero ni yo soy la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Creo. No puedo creer que esgrimas el argumento tan rancio y manido sobre los límites de la risa. Son demasiados años enganchado a tu sentido del humor. Demasiados años siguiéndote, admirándote, creyendo que tú ejercías un tipo de humor con el que yo me identificaba incluso cuando se me volvía en contra. 

Que me digas que te ríes de mí, de mi caso, de mi relación, cuando lo que estás haciendo es hacer chistes continuamente sobre nuestra diferencia de edad, es tomarnos a todos por idiotas. Como si el hecho de ser una pareja pública te legitimase a ti para reírte de algo tan natural. 

Simplemente me hubiera gustado que tú liderases este pequeño avance, pero está visto que no estás por la labor. Otro cómico será. Otro al que le cueste reírse de algo que debería ser visto como algo normal. Porque lo es. Otro que se ría del intolerante, no que le dé alas. Otro que nos ayude a señalar al que señala, con su ingenio, su talento, su creatividad. 

Mientras tanto, cuídate mucho y pásate por mi plató cuando quieras, que yo al tuyo he ido unas cuantas veces ya”. 

 

Comentarios