Simeone va a ver desfilar a su novia veinteañera y le montan este pollo

La fama, el glamour, las invitaciones a los eventos más exclusivos y no tener que hacer cola en bares y restaurantes son algunas de las ventajas de ser un personaje popular; pero el que te reconozcan en cada esquina también tiene su lado (muy) negativo. El sentirte observado en cada momento de tu vida, el no poder andar por la calle o tomar un café con unos amigos sin que te interrumpan cincuenta veces, o hasta que te pidan un “selfie” orinando en los baños de un centro comercial son algunas de ellas.

Los deportistas de élite, sobre todo los futbolistas, saben bien lo que es vivir con una legión de fans a sus espaldas, e incluso algunos aseguran que se van de vacaciones a los Estados Unidos porque allí el fútbol no es un deporte tan popular como en el resto del mundo.

El último que ha sufrido el acoso y derribo de los medios de comunicación ha sido el entrenador del Atlético de Madrid, Diego Simeone, que acudió a la Mercedes Fashion Week madrileña para ver desfilar a su novia, Carla Pereira. La joven argentina fue la encargada de abrir la pasarela del diseñador catalán Custo, que acudía por primera vez a la semana de la moda de la capital.

Hasta aquí todo fue un éxito. La ropa, las modelos, el ambiente y el desfile. Todo genial hasta que apareció en escena el polémico periodista Jesús Mariñas, que se coló en el backstage del desfile intentando hacer una foto de la pareja. A pesar de que la organización le advirtió de que Carla y Diego sólo se saludarían y no estaba previsto ningún posado, el periodista profirió insultos para diestro y siniestro, falto el respeto de todos y prometió venganza a los que acompañaban a Carla, llamó “zorra” a su representante e hizo llorar a una joven que trabaja para Custo. Seguro que el Cholo Simeone, poco dado a estos eventos, se lo piensa muy mucho la próxima vez que lo inviten a un desfile.

Comentarios