Su jefe le sorprendió haciendo esto durante su descanso laboral y le fotografió… al poco tiempo, su vida cambió para siempre

Lo que hacemos durante el descanso de nuestro trabajo no debería ser de la incumbencia de nadie, pero este es sin duda un caso muy especial. Y por una vez nos alegramos de que un jefe se pusiera a “husmear” qué estaba haciendo uno de sus empleados durante su tiempo libre

Captura-de-pantalla-2015-11-03-a-las-17.06.56

Paraguay es uno de los países con el sistema educativo más inaccesible que existe. Pero no había sido un obstáculo para Roberto Ríos, un joven de 20 años que ha sido el protagonista de una imagen que le sacó su jefe y que se convirtió en viral en las redes sociales.

En la imagen se podía ver a Roberto estudiando para un examen durante su descanso laboral como obrero de una construcción, un trabajo que, como en muchas otras partes del mundo, es muy sacrificado y está mal pagado en Paraguay.

frsfvds

Roberto se convirtió rápidamente en un ejemplo de lucha y superación; se trataba de un joven de escasos recursos que compaginaba como mejor podía su trabajo por las mañanas como albañil, con sus estudios por las tardes con el fin de mantener a sus padres y poder terminar sus estudios secundarios —de los cuales había perdido dos años.

De hecho, su máxima aspiración después de todo este esfuerzo era poder estudiar en la universidad y convertirse en un exitoso arquitecto. Su jefe, orgulloso, describió ese momento en particular de esta manera:

“El empezó como ayudante, juntando los escombros de la construcción y luego se convirtió en trabajador oficial en mi construcción, como trabajador es ejemplar. Él es muy diferente a los otros jóvenes: no bebe, no fuma y siempre me dice que quiere completar sus estudios, es un joven luchador.”

La imagen, como hemos dicho, se viralizó rápidamente en las redes sociales, despertando la admiración de todo su país, primero, y todo el mundo después.

Tanto fue así que a inicios de este año un filántropo paraguayo residente en Estados Unidos se ofreció nada más y nada menos que a pagarle sus estudios con la única condición de no revelar su identidad, ayudándole así a cumplir su más ansiado sueño.

Gracias a este acto de bondad totalmente desinteresado, y al poder de las redes sociales, Roberto en la actualidad se encuentra cursando el primer año de la carrera de arquitectura. Su imagen que vale más que mil palabras, y nos transmite un mensaje claro de perseverancia. Y es que a la hora de cumplir nuestros sueños no hay excusas que valgan, ya que todo tiene una recompensa.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Vía Elegí mal día.

Comentarios