Sufre un ataque de ansiedad y abandona ‘Supervivientes’, mientras en las redes critican duramente el trato que le ha dado el programa

Supervivientes: Conexión Honduras ha estado marcado por uno de los momentos más esperados: la entrevista de Edmundo en la que ha relatado cómo le informó María Teresa Campos de la isquemia cerebral que sufrió mientras él estaba en el reality. Edmundo ha contado que tras su regreso de Supervivientes llegó a casa como si nada y María Teresa le dejó descansar antes de anunciarle lo que había sufrido mientras él estaba en la isla. “Ella es tan noble que me dejó dormir y cuando me lo dijo yo me quería morir“, ha confesado Edmundo entre lágrimas.

La entrevista ha inspirado a Nagore Robles a decir una frase claramente destinada a los haters de su relación con Sandra Barneda… en una gala que ha estado llena de guiños entre las dos, que no han pasado desapercibidos por el público del programa. Pero no es la única sorpresa del programa, que ha vivido un abandono de lo más inesperado.

Oriana volvía a Supervivientes como “fantasma del pasado para intentar remendar el error de no haber aguantado ni cuatro días en la edición de 2014 del reality… pero esta vez ha aguantado menos.

Ella había llegado muy contenta y con muchas ganas de superarse tras el abandono que protagonizó hace unos años. Y su reencuentro con el también “viceversoKiko, aunque al principio fue muy frío, parecía que marchaba bien. El novio de Gloria acabó acogiendo a la invitada de muy buenas maneras, e incluso le hizo unas lentejas con arroz al ritmo de “Me rehúso“, el éxito de Danny Ocean.

Pero claramente Oriana tiene un problema con la naturaleza, y es que es algo que le saca de quicio. Tan solo unas horas después de desembarcar, ha sufrido un ataque de ansiedad y ha decidido abandonar su visita al concurso: “No puedo con la fobia que le tengo a los bichos, lo estoy pasando mal. Es superior a mis fuerzas“.

“Es que no tenía que haber venido. Me doy veinte veces contra la piedra. Supervivientes es la peor experiencia de mi vida. Yo estoy hecha para trabajar en un plató, no estoy hecha para estar en la naturaleza.”

No he madurado, soy una niñata de mierda. No quiero estar aquí. Tengo ansiedad. No es un capricho, es que no puedo, tengo fobia“, confesó entre lágrimas ante la perplejidad del público del programa, que esperaba mucho de su visita.

Ni siquiera su novio Luis consiguió convencerla:

“Estamos apoyándote, sabes que te entiendo más que a nadie. Eres muy fuerte, disfrútalo y trata de seguir”.

A lo que ella contestó que “cuando me lo dijeron yo te dije a ti llorando que no quería venir. No quiero que me convenza nadie“.

Así han valorado en las redes su paso por el programa:

 

Eso sí, han criticado mucho también el trato que el programa ha dado a Oriana:

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Comentarios