Telecinco cancela ‘La Voz’

La Voz es un reality show y concurso de talentos español basado en el formato de The Voice, originado en Holanda y parte de la franquicia internacional The Voice creada por el popular —y polémico— productor de televisión holandés John de Mol.

El reality show inició su primera temporada en la televisión española en septiembre de 2012 bajo la producción de Boomerang TV con Mediaset España como productor ejecutivo, conducido por Jesús Vázquez y por Tania Llasera tras bambalinas. Desde su estreno el programa obtuvo grandes registros de audiencia que superaron a la competencia de otros canales.

Sin embargo, algo ha cambiado durante la última edición, y Mediaset ha cambiado de planes: el grupo de comunicación ha comunicado este jueves de forma oficial la cancelación de la sexta edición de La Voz, para apostar en su lugar por la versión española de American Idol.

Asimismo, el grupo ha anunciado que en los próximos días arrancará el casting para elegir a los futuros participantes de la adaptación de “Idols” en nuestro país, que será producido por la cadena en colaboración con FremantleMedia.

Lo cierto es que, estrenada en septiembre, la quinta edición de La Voz promedió un 17,8% de cuota de pantalla y 2,2 millones de espectadores, casi siete puntos y 800.000 espectadores menos que la cuarta edición.

Además, esta última edición firmó sus peores registros tanto en cuota de pantalla como en espectadores. Gran parte de la culpa de esta bajada de audiencia es del propio canal: al contrario de lo que ocurre en otro países en los que se emite el famoso talent, durante esta edición se decidió prohibir a los medios que compartan las actuaciones de los concursantes. Por este motivo la promoción de los mismos y su consecuente viralización ha sido mucho menor que en anteriores ediciones.

Otro de los grandes problemas de La Voz es que, al contrario de otros formatos como Operación Triunfo, el programa no crea el fenómeno fan por sus concursantes. De la primera a la segunda actuación pasa un mes de tiempo, algo que, en tiempo televisivo, es una eternidad.

El hecho de que el público no sienta devoción por los concursantes, quedó demostrado en su primera edición. Por poner un ejemplo, mientras cualquier concursante de Operación Triunfo supera los 10.000 seguidores en Twitter, los de La Voz apenas llegan a 1.000.

Comentarios