Trágico final para Víctor, apaleado por llevar unos tirantes con la bandera de España

Víctor Laínez, se encontraba desde el pasado 8 de diciembre en estado de muerte cerebral después de haber sufrido una brutal agresión. El hombre de 55 años, vecino de Zaragoza y nacido en Terrassa, Barcelona, ha fallecido finalmente este martes, 12 de diciembre, según ha confirmado Cope.

Por lo visto, sus familiares y amigos han podido despedirse de él antes de proceder a desconectarle, después de conocerse que su situación era irreversible a pesar de que los médicos le habían inducido al coma para intentar mejorar las lesiones cerebrales sufridas. Finalmente, nada se ha podido hacer por salvar su vida.

El viernes pasado, Laínez fue atacado por dos jóvenes que le agredieron supuestamente por llevar unos tirantes con la bandera de España. Anteriormente habían coincidido en una discoteca, donde habían cruzado algunas palabras relacionadas con sus respectivas ideologías. El veterano motero iba solo en esos momentos y al grupo parecieron no gustarle los tirantes y el cinturón con los colores de la bandera de España que llevaba puestos.

Cuando abandonó el local, estos dos jóvenes la siguieron, y uno de ellos le golpeó con una barra de hierro por la espalda, provocando que cayese al suelo. Tras esto, le asestaron varias patadas en la cabeza cuando el hombre ya estaba en el suelo, inconsciente, y posteriormente se dieron a la fuga junto a sus correspondientes parejas.

Los servicios sanitarios no tardaron en personarse en el lugar de los hechos y le trasladaron al Hospital Miguel Servet, ya que presentaba un grave traumatismo craneoencefálico.

Víctor, que siempre iba en una Harley Davidsonpertenecía al grupo motero de los Templarios de Zaragoza. “No era legionario, como han dicho, aunque eso no quiere decir que no sintiera simpatía por la Legión“, ha explicado a Heraldo uno de sus amigos, desolado por su muerte.

Los que habían estado con él tan solo una hora antes se sentían responsables de lo ocurrido por no haberle acompañado al último bar. “Si no hubiera ido solo no se habrían atrevido a meterse con él“, lamentaban.

El fallecido será velado este miércoles en Torrero y enterrado este jueves en la localidad de Litago, de donde es su familia.

En los últimos días, los agentes han detenido a uno de los dos agresores, y se encuentra en busca del segundo.

El detenido es un hombre de 33 años que en el pasado fue condenado a cinco años de cárcel por arrojar una piedra a un agente durante un desalojo okupa en Barcelona en 2006, según se ha sabido de fuentes conocedoras de la investigación. El detenido, Rodrigo Andrés Lanza Huidobro, de nacionalidad chilena, arrojó una piedra que dejó al agente en estado vegetativo.

El joven fue puesto en libertad tras haber cumplido dos años de prisión por un delito del que se declaró inocente.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Comentarios