Últimas novedades sobre la desaparición de Gabriel, el niño desaparecido en Níjar

Continúa la búsqueda de Gabriel Cruz, el niño de ocho que desaparecía en la localidad de Níjar, Almería, el pasado martes. Nada se sabe del paradero del pequeño desde que se perdiera su rastro cuando caminaba a las seis de la tarde desde la casa de su abuela materna hasta la casa de sus primos, separadas por escasos cien metros. Además de las redes sociales, que en casos como estos son de vital importancia y que se están volcando, ayer jueves fueron más de 500 personas, entre efectivos de la Guardia Civil, servicios de emergencias, vecinos y voluntarios desplazados desde pueblos cercanos, los que realizaron batidas en la zona donde desapareció el niño, prestando especial atención a cortijos, casas abandonadas, pozos, pequeñas balsas, simas y recodos, retirándose cuando se ocultó el sol para continuar hoy viernes al amanecer.

Cuando se produce una desaparición de este tipo, en la que se descarta que haya sido por voluntad propia como podría ser en el caso de un adulto, (casi) todas las hipótesis señalan a una tercera persona que haya podido llevarse por la fuerza al menor, y los primeros a los que se interroga siempre están en el círculo más cercano. Uno de estos primeros interrogados ha sido, según fuentes de la investigación, un hombre conocido de la madre del pequeño, con quien comparte su afición por el running y a quien ella habría denunciado por acoso hace un tiempo. Un juez había dictado una orden de alejamiento de 100 metros contra él.

Varios agentes acudieron al domicilio del hombre, de unos 40 años, que vive en casa de sus padres en Antas, un pueblo del interior de la provincia, con unos 3.000 habitantes. Aunque desde las mismas fuentes de la Guardia Civil se ha asegurado que todavía no hay nada, y que este interrogatorio forma parte de las gestiones rutinarias que se siguen en casos de esta gravedad.

Comentarios