Un ataque racista a Michelle Obama le ha costado el puesto a esta funcionaria, pero lo mejor es su justificación

Decir que la situación en Estados Unidos es “compleja” es quedarse muy pero que muy cortos… Los —para algunos— sorprendentes resultados de las elecciones han creado un ambiente en el que la tensión entre las dos partes que no hace más que aumentar

Barack Obama, Donald Trump

Independientemente de lo que se opine sobre el auge de Donald Trump, parece que ha coincidido con un claro aumento de los crímenes de odio en Estados Unidos. En un país donde la tolerancia ya era una asignatura pendiente, han crecido los ataques muchas minorías. Y la última víctima ha sido Michelle Obama.

El ataque ha venido de una funcionaria de Virginia Occidental, que celebró la victoria de Donald Trump con unas desafortunadas palabras en las redes sociales:

n-ataque-michelle-obama-large570

“Será refrescante tener de nuevo en la Casa Blanca a una primera dama elegante, bella y digna. Estoy cansada de ver a un simio con tacones.”

La polémica no quedó ahí, ya que la alcaldesa del condado se alineó con ella con un demoledor “me has alegrado el día.

130

Después de saltar el escándalo, borraron la publicación, aunque las capturas han quedado para la posteridad:

 

“¡¡#PamelaRamseyTaylor, que tu nombre siempre esté mancillado en Google cuando alguien quiera saber algo de tu culo racista!!”

Por lo que se ha sabido, después de una campaña de recogida de firmas la autora del comentario ya ha sido despedida, y está por ver qué pasará con su superior.

3a5fd13400000578-3935342-image-a-8_1479150229093

Taylor además se disculpó en las redes sociales, diciendo que llamar “simio” a Obama no es racista… porque no se estaba refiriendo a su “color de piel

“Mi publicación, que ha sido interpretado como racista —aunque NO PRETENDÍA SERLO— se refería a mi opinión personal de su atractivo, NO al color de su piel.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

 

Comentarios