Una artista ucraniana le quita el maquillaje a las muñecas para repintarlas, y el resultado es muy auténtico

El hecho de que las muñecas tengan un aspecto irreal de las muñecas, y su efecto en la imagen que las mujeres tienen de sí mismas, siempre ha sido un tema de debate dentro y fuera de la industria juguetera. Las muñecas representaban, y en muchos casos siguen haciéndolo, un ideal de forma corporal y belleza que influye a niñas de todo el mundo desde temprana edad.

La imagen perfectamente simétrica y sin imperfecciones se termina convirtiendo en una aspiración, aunque esté lejos de ser realista. Por ese motivo, es genial que existan artistas como la ucraniana Olga Kamenetskaya, que contribuye al cambio lanzando un mensaje de belleza individual y única.

La artista está especializada en modificar y repintar muñecas, cambiando lo que se considera “perfecto” para hacerlas más realistas. Lo mejor es que los resultados preciosos y únicos.

Comenzó como un hobby, repintando muñecas de Monster High, pero se ha terminado convirtiendo en su trabajo, admirado por casi 60.000 personas en Instagram. Y es que, en sus manos, cualquier muñeca popular que se te ocurra —Barbie, Bratz, Blythe…— se convierte en una obra de arte única.

Las muñecas tienen sin duda un aspecto mucho mejor después de su “tratamiento natural”, que además sirve para mostrar que esos llamados “defectos” son lo que nos hace más hermosos.

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios