Una señora gallega de 74 años pilla a una ladrona en su casa, y lo que hace después ya es historia

“No vayas, no vayas”.

Tendría que haber estado en la finca, apañando espinacas, pero una voz pareció decirle “no vayas, no vayas” a Carmen. Y gracas a que no fue hasta la huerta, y se quedó en casa limpiando, esta veterana vilanovesa, que presume de unos 74 años pletóricos de energía, logró abortar un robo en su propia casa.

De esta manera, se ha convertido en toda una celebridad por lo que hizo al encontrarse a una ladrona en su casa. Una historia que ha sido contada por La Voz de Galicia, y que no tiene desperdicio.

Ocurrió en Ousensa, una zona rural de Vilanova de Arosa. A una hora en la que Carmen acostumbra a estar en la finca que rodea a su casa, vigilando sus cultivos, una mujer llegó en taxi al pueblo y se introdujo en su casa.

Sus dos perros entraron antes que ella, pero no la avisaron con ladridos de que algo extraño pasaba.

Aunque Carmen la vio llegar, en principio no le dio importancia. Además, sus dos perros entraron antes que ella en la casa y no la advirtieron, motivo por el que la mujer se encontró cara a cara con la supuesta ladrona cuando ésta ya salía de la casa. La extraña le dijo que estaba buscando una casa de alquiler, pero la excusa no coló. Y con la fuerza de sus 74 años, se encaró con ella.

“Le pregunté que me había robado y me contestó que nada. Pero se le cayeron del escote unos pendientes que eran de mi madre. Ahora me falta uno, que no lo encuentro”, explicó a La Voz de Galicia.

La asaltante era conocida como A Cañona.

Pero lejos de amilanarse, se vino arriba y le dijo a la desconocida que de allí no se marchaba. Consiguió encerrarla en una habitación hasta la llegada de la policía con ayuda de su hija, que volvía de trabajar cuando se encontró un taxi delante de casa y oyó los gritos de su madre, diciendo que le habían robado.

Carmen está convencida de que fue su vuelta a casa, y el ruido que hizo al abrir el portalón para entrar, lo que hizo que la mujer interrumpiese su rastreo en la vivienda. Según ha contado Carmen, la mujer llegó a desnudarse para convencerlas de que no había robado nada más…

“Pero llevaba, llevaba”, asegura Carmen antes de mostrar la cadena de oro de su marido que también había sido sustraída y fue recuperada después por la Guardia Civil. Los agentes custodiaron a la supuesta ladrona, conocida como la A Cañona por las fuerzas de seguridad, al calabozo.

Fuente

Comentarios