Yola Berrocal muy mal y en tratamiento psicológico por culpa de esta tertuliana de telecinco

img_20161028_121426

El acoso al que se vio sometida en la isla le está pasando factura. 

Yola Berrocal no se ha recuperado de su paso por el reality de Telecinco ‘Supervivientes‘. Las heridas físicas sí han sanado, pero para superar las psicológicas, Yola está viviendo un auténtico infierno. La finalista del programa de supervivencia se encuentra en tratamiento psiquiátrico, y culpa a la colaboradora de ‘Sálvame’, Mila Ximénez, de todos sus males. 

14679704438972

img_gmartin_20160629-000735_imagenes_lv_otras_fuentes_sva-kcfe-u402946345151sic-992x558lavanguardia-web img_dsorolla_20160629-170606_imagenes_md_otras_fuentes_160629_yola_mila-k41b-u402845915085jlg-980x554mundodeportivo-web

En unas declaraciones al programa Va a ser que sí de 7deRàdio, la bailarina ha confesado que sufrió bullying por parte de sus compañeros y que la organización no hizo nada por remediarlo: Me sentí muy pequeñita, lo pase bastante mal. Me quedaba paralizada porque intentaba no llorar. El comportamiento de Suso es el de una persona muy chulesca. No respeta a nadie. Lo que quería era dar caña. Yo estaba tan tranquila y esperaba a cualquier cosa para gritarme, como me afectaba tanto iba a por mí. En lugar de ser superviviente, pensaba que estaba en Sálvame, que iba a discutir. Quería dar vídeos para tener más audiencia“. 

supervivientes-suso-hara-ganadora-a-yola-berrocal

yola_gallery_a

Pero la auténtica culpable de los males de la Berrocal es Mila Ximénez, que la maltrató hasta el final del concurso: “Cuando llegué de Honduras estaba muy tocada. Tuve miedo de Mila que yo creo que se comportaba así porque le pagaban mucho y sentía que tenía que hacer vídeos. Al principio estaba bien conmigo, pero luego explotó. En la última semana de Supervivientes nos dijeron que nos portáramos bien y que no hubiera más peleas. Mila cambió de actitud y estaba muy bien conmigo. Durante el viaje fuimos muy bien en los diferentes aviones que cogimos. Llegamos a Madrid y en el hotel alguien le comentó que yo había hecho un comentario sobre el encuentro con su hija y, sin cámaras delante, me dijo auténticas burradas. Un machaque continuo, con una mirada y unas formas terribles”. 

Comentarios